Qué bebidas hidratan y cuáles no

Alimentos adecuados para diferentes necesidades dietéticas
Qué bebidas hidratan y cuáles no

Introducción

La hidratación es uno de los aspectos más importantes para mantener una buena salud y el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que el agua es esencial para muchos procesos fisiológicos. Pero, ¿sabemos cuáles son las bebidas que realmente nos hidratan y cuáles no?

Bebidas que hidratan

El agua es la bebida por excelencia para la hidratación, ya que no contiene calorías ni azúcares añadidos y es fácilmente accesible para la mayoría de las personas. Además, también podemos hidratarnos con otras bebidas saludables como:

  • Infusiones: como el té o la manzanilla, que además de hidratar también aportan antioxidantes y otros nutrientes beneficiosos.
  • Zumos naturales: especialmente los de frutas y verduras que contienen mucha agua, vitaminas y minerales.
  • Caldos y sopas: especialmente en épocas de frío, son una excelente forma de mantenernos hidratados y a la vez saciados.

Bebidas que no hidratan

Sin embargo, existen algunas bebidas que no son tan buenas para nuestra hidratación, ya que contienen ingredientes que pueden aumentar la necesidad de orinar y disminuir la absorción de líquidos. Algunas de estas bebidas son:

  • Café: aunque el café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, lo cierto es que puede tener un efecto diurético y hacer que perdamos más líquidos de los que ingerimos.
  • Alcohol: el consumo de alcohol también puede tener un efecto diurético y hacer que perdamos líquidos más rápidamente, por lo que no es la mejor opción para hidratarse.
  • Bebidas azucaradas: como las sodas y los jugos enlatados, que no solo pueden aumentar la necesidad de orinar sino que también pueden contribuir a un aumento de peso debido a su alto contenido de azúcar y calorías.

Conclusión

En resumen, para mantener una buena hidratación es importante consumir suficiente agua a lo largo del día y evitar en la medida de lo posible las bebidas que no nos hidratan. No es necesario renunciar a todas ellas por completo, pero sí consumirlas con moderación y asegurarnos de compensar las pérdidas de líquidos con una adecuada ingesta de agua y otras bebidas saludables.