Los alimentos enlatados con alto contenido en sodio

Alimentos adecuados para diferentes necesidades dietéticas

Introducción

La alimentación es un factor crucial para mantener una vida saludable, por lo que cada vez más personas se preocupan por la calidad y los nutrientes que ingieren. No obstante, hay ciertos alimentos que pueden ser engañosos y no siempre son tan saludables como se piensa. Hoy hablaremos en particular de los alimentos enlatados con alto contenido en sodio, y su impacto en nuestra salud.

¿Qué es el sodio?

El sodio es un electrolito que se puede encontrar en la mayoría de las células del cuerpo humano, pero especialmente en la sangre y en el líquido que rodea a las células. El sodio ayuda a regular la presión arterial, a mantener el equilibrio hídrico y a transmitir impulsos nerviosos.

El sodio se encuentra naturalmente en los alimentos, pero la mayoría de las veces, la cantidad que ingerimos supera la necesaria para nuestro organismo debido a la alta cantidad de sodio añadido en alimentos procesados.

¿Por qué los alimentos enlatados contienen tanto sodio?

La alta cantidad de sodio en alimentos enlatados se debe a razones de conservación. El sodio es un agente que ayuda a prevenir la proliferación de microorganismos en los alimentos, lo que les permite tener una larga duración en los estantes de los supermercados. A menudo, los fabricantes de alimentos enlatados añaden grandes cantidades de sodio para preservar el sabor y la textura del producto.

Desafortunadamente, el alto consumo de sodio se ha relacionado con graves problemas de salud, como la hipertensión arterial, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Algunos ejemplos de alimentos enlatados con alto contenido en sodio:

  • Sopas enlatadas
  • Vegetales enlatados
  • Atún enlatado
  • Pescado ahumado enlatado
  • Carnes enlatadas
  • Salsas enlatadas
  • Papas fritas enlatadas

¿Cómo afecta el alto consumo de sodio a nuestra salud?

El consumo excesivo de sodio puede causar una variedad de problemas de salud, como la retención de líquidos, la hipertensión arterial, enfermedades del corazón, hinchazón, accidentes cerebrovasculares y fallos renales.

A corto plazo, la retención de líquidos puede llevar a la hinchazón de manos, pies y piernas; así como a un aumento de peso.

A largo plazo, la hipertensión arterial puede dañar arterias y vasos sanguíneos, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares. Para evitar esos problemas, se puede limitar el consumo de sodio a la cantidad diaria recomendada, establecida por la Organización Mundial de la Salud, que es de menos de 2 gramos por día. Aunque, según múltiples investigaciones, muchos consumidores llegan a consumir hasta 3-4 gramos diarios de sodio.

Cómo reducir el consumo de sodio:

Reducir el consumo de sodio es una práctica que muchas personas ya han adoptado, y que se puede lograr siguiendo algunos consejos:

  • Limitar o evitar el consumo de alimentos procesados y enlatados
  • Cocinar en casa con ingredientes naturales y frescos
  • Evitar el uso de sal en grandes cantidades
  • Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos enlatados y procesados para conocer la cantidad de sodio que contienen
  • Elegir alimentos enlatados con bajo contenido de sodio o sin sodio añadido

Conclusión

Los alimentos enlatados con alto contenido en sodio no solo son un peligro para la salud, sino que también son engañosos y pueden llevar a consumidores a pensar que están comiendo alimentos saludables. Es importante leer las etiquetas nutricionales y conocer los riesgos a la salud del consumo excesivo de sodio. Una alimentación saludable y equilibrada es esencial para mantener una vida saludable, por lo que es fundamental reducir el consumo de sodio y optar por alimentos naturales y frescos.