La fibra y su relación con el colesterol

Alimentos adecuados para diferentes necesidades dietéticas
La fibra y su relación con el colesterol

Introducción

La fibra es un componente importante en nuestra alimentación. A pesar de ser uno de los nutrientes más ignorados, tiene un papel importante en el mantenimiento de una buena salud y especialmente en la relación con el colesterol. En este artículo vamos a hablar sobre qué es la fibra, los diferentes tipos que existen y cómo afecta a nuestro colesterol.

¿Qué es la fibra?

La fibra, también conocida como celulosa, es una parte no digerible de los alimentos. Se encuentra en alimentos como frutas, verduras, cereales, legumbres y nueces. Hay dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble. La fibra soluble se disuelve en agua mientras que la insoluble no lo hace. Algunos alimentos contienen más fibra soluble que insoluble y viceversa.

Tipo de fibra

Fibra soluble

La fibra soluble se disuelve fácilmente en agua y forma un gel en el sistema digestivo, ralentizando la absorción de azúcar y grasas en el cuerpo. Se encuentra en alimentos como avena, cebada, frutas y verduras.

Fibra insoluble

La fibra insoluble no se disuelve en agua y pasa a través del sistema digestivo de manera más rápida. Ayuda a regular el movimiento intestinal, evitando el estreñimiento. Se encuentra en alimentos como salvado de trigo, legumbres y muchas verduras.

Cómo afecta la fibra al colesterol

La fibra puede afectar el colesterol de dos maneras: reduciendo la absorción y producción de colesterol en el cuerpo. La fibra soluble se une al colesterol en el sistema digestivo, evitando que sea absorbido por el cuerpo y reduciendo así la cantidad de colesterol en la sangre.

Además, la fibra soluble también reduce la cantidad de colesterol que se produce en el hígado. Cuando los niveles de colesterol son altos, el hígado produce menos colesterol para mantener el equilibrio. La fibra ayuda a mantener ese equilibrio y reducir los niveles de colesterol.

Cantidad diaria recomendada

La cantidad diaria recomendada de fibra es de entre 25 y 35 gramos al día, dependiendo de la edad y género. Sin embargo, la mayoría de las personas no consumen suficiente fibra en su alimentación. Una alimentación rica en fibra puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón, diabetes y el cáncer de colon.

Alimentos ricos en fibra

  • Avena
  • Cebada
  • Frutas: manzanas, naranjas, frutos rojos y peras.
  • Verduras: zanahorias, brócoli, espinacas, guisantes, judías verdes y coliflor.
  • Legumbres: garbanzos, lentejas, frijoles negros y alubias.
  • Nueces y semillas: almendras, nueces, semillas de girasol y semillas de lino.

Conclusión

En resumen, la fibra es un nutriente esencial en nuestra dieta y su ingesta está relacionada con una reducción del colesterol en sangre. Deberíamos incluir fuentes de fibra en nuestra alimentación diaria para asegurar que estamos consumiendo suficiente. Si tienes dificultades para consumir suficiente fibra, considera hablar con un nutricionista para obtener recomendaciones personalizadas.