alimentosweb.com.

alimentosweb.com.

Hidratación en niños y adolescentes

Hidratación en niños y adolescentes

Introducción

La hidratación es un aspecto fundamental en la nutrición de los niños y adolescentes, ya que su cuerpo está en un proceso constante de crecimiento y desarrollo. El agua es esencial para la correcta función de los órganos, mantener una temperatura corporal adecuada, regular el tránsito intestinal, entre otras funciones. En este artículo, daremos una mirada detallada sobre el papel de la hidratación en la salud de los más jóvenes.

¿Cuánta agua necesitan los niños y adolescentes?

La cantidad de agua que necesitan los niños y adolescentes varía dependiendo de su edad, peso, altura, sexo, nivel de actividad física, temperatura ambiente, entre otros factores. En general, se recomienda que los niños de 1 a 3 años beban al menos 1 litro de agua al día, mientras que los de 4 a 8 años deberían beber aproximadamente 1,2 litros diarios. Los requerimientos en la adolescencia aumentan, por lo que se recomienda que los hombres adolescentes beban al menos 3,8 litros al día y las mujeres adolescentes beban al menos 2,7 litros al día. Estas recomendaciones pueden variar dependiendo de la actividad física, la temperatura y otros factores ambientales, por lo que es importante consultar con un profesional de la salud.

¿Qué pasa si los niños y adolescentes no beben suficiente agua?

La deshidratación es un problema común en los niños y adolescentes, especialmente en los meses de verano y en aquellos que practican deportes. La deshidratación puede llevar a una serie de problemas de salud, como dolores de cabeza, fatiga, mareos, calambres musculares, orina oscura y mal olor, piel seca, y más. En casos graves, la deshidratación puede llevar a problemas más graves, como insuficiencia renal, convulsiones y desmayos. Por lo tanto, es importante asegurarse de que los niños y adolescentes beban suficiente agua y líquidos.

¿Qué tan importante es la hidratación antes, durante y después del ejercicio físico?

La hidratación antes, durante y después del ejercicio físico es esencial para el rendimiento atlético y la recuperación. Antes del ejercicio, es importante beber suficiente agua para evitar la deshidratación antes de empezar la actividad física. Durante el ejercicio, es importante beber agua y otros líquidos para reemplazar el agua perdida a través del sudor y mantener el cuerpo hidratado. Después del ejercicio, es importante beber agua para reponer los líquidos perdidos durante el entrenamiento y para ayudar en la recuperación.

Hidratación para niños y adolescentes que practican deportes

Los niños y adolescentes que practican deportes tienen mayores necesidades de hidratación debido al aumento de la sudoración y la pérdida de agua y electrolitos a través del sudor. Es importante que los niños y adolescentes beban suficiente agua antes, durante y después del ejercicio y que repongan los líquidos y los electrolitos perdidos con bebidas deportivas o alimentos ricos en electrolitos, como frutas y verduras. Además, es importante evitar la deshidratación y la hiponatremia (bajo nivel de sodio) durante los deportes, ya que pueden llevar a problemas de salud graves, como lesiones cerebrales y problemas cardiovasculares.

¿Qué bebidas son saludables para los niños y adolescentes?

Los niños y adolescentes deben beber principalmente agua para satisfacer sus necesidades de hidratación. Otras bebidas saludables incluyen leche baja en grasa, leche sin lactosa, bebidas a base de soja o almendras sin azúcar agregada, y té de hierbas sin azúcar. Las bebidas que contienen mucha azúcar y cafeína, como las sodas y las bebidas energéticas, deben evitarse o consumirse con moderación. Las bebidas alcohólicas no son adecuadas para los niños y adolescentes.

Conclusión

La hidratación es esencial para la salud de los niños y adolescentes. Es importante que beban suficiente agua y líquidos durante todo el día, especialmente antes, durante y después del ejercicio físico. Los padres y los cuidadores deben asegurarse de que los niños y adolescentes tengan acceso a agua potable y bebidas saludables, como leche baja en grasas, bebidas a base de soja o almendras sin azúcar, y té de hierbas sin azúcar. Además, deben evitarse las bebidas con cafeína y azúcar agregada, como las sodas y las bebidas energéticas. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la hidratación y la nutrición de su hijo, es importante hablar con un profesional de la salud calificado.